Cuidados del bebé recién nacido

Econicebaby

Después de unas largas y necesarias vacaciones, que me han
ayudado a desconectar del todo, vuelvo a la carga, con las pilas más cargadas
que nunca. Pediros disculpas por este tiempo sin post, pero era necesario tomar
un poco de perspectiva, y sobre todo descansar. ¡Millones de gracias por seguir
ahí!
El tema de los recién nacidos y los nuevos padres me
encanta. Por eso hoy vamos a tratar de dar unos sencillos consejos, que a lo
mejor, en el momento de locura inicial, no tenemos muy a mano, y pueden ayudar a
quienes os encontráis inmersos en él, y sobre todo, animar a quien pueda
aportar su granito de arena, y nos contéis vuestra forma de llevarlo todo y
hacerlo más fácil.
Los bebés comen y duermen, eso es algo que todos tenemos
claro. Pero ¿qué hacer si pensamos que nuestro bebé no come o no duerme lo
suficiente? Pues, en primer lugar, no preocuparnos más de lo normal, y
consultar al pediatra nuestras dudas. Una vez confirmado que todo está
correcto, podemos guardar en la manga algunos pequeños tips, que nos ayuden a
que todo sea más llevadero.
– Prepárate para dar el pecho. Si estás embarazada, y te
gustaría dar el pecho a tu bebé, lo mejor es que leas antes de dar a luz todo
lo que puedas sobre el tema. Habla con amigas o conocidas que tengan esa misma
experiencia, ¡ojo! Que lo hayan vivido, no que lo hayan visto hacer. Y entra en
contacto con la Ligade la leche.
Todo esto hará que aunque la situación en ocasiones pueda
parecer que se va de las manos, tendrás el conocimiento necesario para no
dejarte confundir.
        
Es muy importante que te cuides. Ahora que eres madre,
ya empiezas a sentir que lo primero es tu hijo, 
es fundamental que sepas que si tú no te encuentras bien, no vas a poder
cuidar a tu pequeño. Bebe agua, compra una revista y relájate un poco. Aunque
parezca una tontería funciona de maravilla!
      Aplica calor en el pecho si notas que los pechos están
inflamados o tienes conductos obstruidos. Puedes hacerlo con alguna toalla
pequeña, compresas o incluso debajo de la ducha. Notarás un alivio inmediato.
      Poniendo un poco de frío en el pecho aliviarás el dolor
después de dar el pecho, y ayudarás a que fluya mejor la leche. Hay gente que
utiliza una bolsa de guisantes congelados, y le va de maravilla.
      Está claro que pasarás una época muy cansada, pero es
mejor hacerse a la idea de que esto será así y asumirlo, que estar
permanentemente preocupada por lo cansada que estás. Intenta descansar cuando
el bebé duerme, o echar pequeñas siestas entre horas. Hacer turnos también es
muy buena opción en el caso de que os lo podáis permitir.
De cualquier manera, seguro que ya has comprobado que en
esto de la maternidad/paternidad todo se basa en ensayo y error. Lo que
funciona genial para algunos, no es efectivo en absoluto para otros
bebés…paciencia y calma son fundamentales, así que hay que tratar de no
desesperarse, todo pasa en un abrir y cerrar de ojos. Y tú, ¿tienes algún
consejo que haya funcionado especialmente bien?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.