Juguetes para bebés.

Desde que nacen, los bebés juegan. Aprendizaje-juego- bebé
están irremediablemente unidos desde el principio, y es por eso que desempeña
una labor clave en el desarrollo de la personalidad, comportamiento social,
autonomía y desarrollo cognitivo del pequeño.
Todos los que tenemos hijos somos conscientes de la cantidad
de etapas por las que pasan en el camino hacia el desarrollo, por eso, el
interés del niño por el juego cambia, sus motivaciones y necesidades. Desde los
0 a los 12 años los pequeños evolucionan, es una etapa crucial en su desarrollo
y todo lo que vayan absorbiendo marcará el resto de su vida.
En sus primeros años la independencia es la que gana. No es
que tu hijo sea un/una antisocial, no te preocupes. Está pasando por una etapa
en la que sólo importa la gente más cercana como papa, mamá, abuelos y poco
más. Su interés por otros niños es escaso, por no decir nulo. No tienen
voluntad de compartir sus juguetes, después de todo no conocen de nada a esos
niños tan simpáticos del parque.
Para nosotros es mucho más fácil relacionarnos, entablar
amistad. Pero en esta etapa es mejor dejarlos tranquilos y no obligarles a
hacer lo que no quieren
. ¿Cómo te sentirías si alguien a quien no has visto
nunca te pide que le dejes tu coche?
 
En cuanto a juegos les encantan las construcciones, los
instrumentos musicales, todo lo que haga ruido, martillos, encajes de piezas…
 
A partir de los dos años, muy poco a poco, y dependiendo del
carácter de cada uno, empiezan a socializarse, se sienten atraídos por los distintos
personajes que les rodean y les gusta representarlos. Les encanta disfrazarse,
tanto de seres de ficción, como de personajes reales como papá y mamá.
 
Es a partir de los cuatro años cuando la representación de
la realidad es más exacta, los juegos son más coherentes, y comienzan a prestar
más atención al resto de niños.
En todas estas etapas los juegos de construcción les
encantan, va creciendo la dificultad cuanto más mayores son, pero básicamente
la creación y habilidad son las reglas. Y además contribuyen al buen desarrollo
de su desarrollo motor, nivel de habilidad y desarrollo intelectual.
 
El juego consolida el carácter del niño y estimula su
capacidad creadora. Para nosotros un buen juguete estimula la imaginación, para
así desencadenar los mecanismos que ponen en marcha el juego, favoreciendo la
interacción y comunicación entre los pequeños.
Y vosotros ¿sois conscientes de la importancia del juego en
los más peques?
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 + tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.